Victoria, México 36ºC Viento: 5.1KM/H Humedad 25%
Laredo, México 39ºC Viento: 7.2KM/H Humedad 27%
Matamoros, México 32ºC Viento: 6.7KM/H Humedad 62%
Reynosa, México 35ºC Viento: 7.7KM/H Humedad 39%
Tampico, México 30ºC Viento: 5.1KM/H Humedad 70%
17 de Agosto

Niño de 8 años muere estrangulado; madrastra principal sospechosa

Redacción 24siete

España, 13 de Marzo del 2018

La pareja de su padre, una dominicana de 43 años, ha sido arrestada como principal sospechosa tras ser detenida con el cuerpo del menor en su auto envuelto en mantas cuando, aparentemente, lo sacó de un pozo para ocultarlo en otro lugar.

Gabriel Cruz, el niño de 8 años cuya muerte conmocionó a España, murió estrangulado el primer día de su desaparición, según confirmó la autopsia este lunes, así lo informó Univisión.

El caso del menor, que era conocido como ‘pescaíto’ por su amor a los peces, dio un vuelco el domingo luego de que fue arrestada Ana Julia Quezada, de 43 años y pareja del padre de Gabriel, como principal sospechosa. El pequeño había desaparecido el 26 de febrero, en Almería, en el sur del país.

La Policía interceptó el vehículo en el que se desplazaba la mujer y dentro de la cajuela encontraron el cadáver de Gabriel, envuelto en mantas y con tierra. “No he sido yo, he cogido el coche esta mañana”, fueron las palabras que dijo Quezada, nacida en la República Dominicana, cuando fue detenida.

Tras su arresto y desde este lunes, la mujer dominicana está recorriendo junto con investigadores el lugar donde presuntamente mató al niño para reconstruir los hechos. Las autoridades no han anunciado si creen que Quezada actuó sola o con más personas.

Tras conocerse su detención, las autoridades han anunciado también que están mirando nuevamente el caso de una hija suya que murió en 1996. En ese momento, ella tenía 21 años y vivía junto con su marido y dos menores: su hija, de 4 años, y la de su pareja, de 2.

La investigación determinó que la menor se precipitó al suelo, desde un séptimo piso, pero su arresto por la muerte de Gabriel ha hecho que vuelvan a preguntarse por lo ocurrido. El padre adoptivo confesó que buscó a la niña cuando vio que no estaba y al ver que una ventana de una habitación donde jugaba estaba abierta se asomó para descubrir que había caído.